COCHINILLO IBÉRICO: EL COCHINILLO DE LOS GRANDES COCINEROS

cochinillo ibérico

TRES CAPAS


Precisamente, una de las diferencias del cochinillo de cerdo ibérico es que proporciona tres capas y otras tantas secuencias palatales. La exterior, uniformemente crocante, recuerda a unos chicharrones nobilísimos. Una intermedia, entre la crujiente y la magra, almacena grasa, gelatinosidad, jugosidad y suculencia. Y la tercera, la carnosa, más tierna, de limpio corte, cubierta de grasa, determina textura y sabor, que, en este último caso, resulta sensiblemente más exquisito.”  
Rafael Garcia Santos 

 

 

Más información en: 

EL COCHINILLO DE LOS GRANDES COCINEROS

 

“El cochinillo ibérico y el cochinillo blanco generan dos carnes abismalmente diferentes. Cierto es que da cargo de conciencia sacrificar una cría de ibérico cuando pesa unos cinco kilos, a sabiendas de que con un año y medio, o dos, dará infinitamente más kilogramos de manjarosidad (entre 172 y 182). Parece un dispendio económico nada razonable. Pero es que, si no se utiliza un puerco graso, el resultado del tostón será absolutamente mediocre, como sucede con la mayoría de gorrinos (el 99%) de los que se venden en la hostelería. “
Rafael Garcia Santos