Abanico ibérico ¿sabes qué es? ¿cómo cocinarlo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El abanico ibérico es uno más de los cortes del cerdo ibérico que está conquistando las parrillas más exigentes. Comprende el músculo que envuelve el costillar por su zona exterior. Es una pieza muy veteada lo que la hace muy jugosa y sabrosa, perfecta para cocinar a la plancha o a la parrilla simplemente con sal.

Cada pieza pesa unos 200 gramos, su carne es de color rojo oscuro y en su corte se puede apreciar la forma de la grasa de las costillas que no debemos limpiar antes de cocinar ya que es lo que le confiere el sabor.

Cómo cocinar el Abanico Ibérico

Su preparación culinaria es muy similar a la del secreto ibérico; se cocina la pieza entera y, al ser un corte bastante fibroso, debe sellarse en su exterior y cocerse totalmente en su interior. Después la carne debe reposar tapada unos dos minutos antes de cortarse en finas tiras.  La sal , siempre gruesa, se le puede echar previamente al asado o una vez servido en el plato.

ABANICO IBÉRICO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ABANICO IBÉRICO DE BELLOTA: CARNE SALUDABLE 

El abanico ibérico de bellota, al igual que otras carnes de esta calidad,  tiene multitud de beneficios para nuestra salud.  Provienen de un animal criado en libertad en las dehesas extremeñas, alimentado de bellota y hierbas, que se mueve constantemente en busca de su alimento. Este ejercicio y la alimentación natural confieren a las carnes grasas intramuscular que la convierten en un bocado sabroso y tierno. 

La carne de cerdo ibérico tiene un efecto muy positivo en nuestra circulación y colesterol, ya que sus grasas provocan un aumento del HDL (“colesterol bueno”) a la vez que regula el LDL (“colesterol malo”). Como decimos, solo los aceites de mejor calidad tienen un impacto similar.

Además, consumiendo carnes de cerdo ibérico, disfrutas de un aporte proteico muy superior a otras carnes, favoreciendo el desarrollo muscular y previniendo de algunas dolencias habituales. Su nivel de grasa es más bajo de lo que comúnmente se piensa, pudiendo variar entre el 3% y el 10% según la zona del cerdo.

La carne de este animal tan especial también es una importante fuente de potasio, vitaminas y otros minerales para el cuerpo, ayudándonos a equilibrar los nutrientes que ingerimos cada día.

 

Disponible en nuestra tienda online www.ibericopork.es

También te puede interesar este artículo: Cerdo ibérico o de bellota ¿sabes diferenciarlos?